ONG protege parques de Florida durante cierre del gobierno de EEUU

0
37

Caminar entre los caimanes de Florida estaba en la lista de cosas
para hacer antes de morir de Mary y Jack Epperson. Y lo cumplieron a
pesar de que el cierre parcial del gobierno estadounidense envió a
casa a los guardaparques.
Una ONG del sur de Florida se ocupa de que los parques nacionales
se mantengan a flote mientras los políticos resuelven su impasse
presupuestario, en medio de lo que se ha convertido en el cierre
gubernamental más largo de la historia de Estados Unidos.
“Habíamos escuchado historias de que los baños podrían
estar cerrados, de que iba a haber basura en todas partes, pero
no hemos encontrado eso para nada”, dijo Mary, una jubilada de
71 años, a la AFP.
Ella y su esposo, de 70, ambos de Nevada, pasearon esta semana
entre lirios de agua, garzas, cormoranes y caimanes en el parque
nacional Everglades, un glorioso humedal que ocupa buena parte del
sur de Florida.
El portugués Nuno Pacheco también visitó el Anhinga Trail -uno
de los tantos paseos de los Everglades, donde es posible caminar
entre caimanes en su hábitat-, pero no se sentía nervioso por la
ausencia de guardaparques.
“Si tienes sentido común, está bien. Sólo no hay que
acercarse demasiado…”, dijo el plomero de 52 años.
Detrás de él, un enorme caimán vigilaba a sus crías, tres o
cuatro diminutos caimancitos que cabían en la palma de una mano y se
confundían con el pasto.
James Sutton, el director ejecutivo de la Asociación de Parques
Nacionales de Florida, dijo a la AFP que el escaso personal de su ONG
-unos 55 empleados- se está ocupando de mantener operativos cuatro
parques nacionales del sur de Florida.
“Los turistas que vienen a un parque nacional esperan ver un
guardabosques. Respetan el uniforme”, dijo Sutton, refiriéndose
al aspecto de la experiencia que ellos no pueden proveer. “Pero
en lo que refiere al mantenimiento y al aseo de los baños, espero
estar haciendo un buen trabajo, aunque es difícil”.
– Nadie cobra la entrada –
La Asociación, una ONG que se financia con la venta de libros y
las tiendas de “souvenirs”, está donando al gobierno
elementos básicos como papel higiénico y asumiendo labores de
educación turística que corresponden a los guardaparques.
Respecto del cuidado de los visitantes en su interacción con los
caimanes… Sutton apela también al “sentido común”.
“Los caimanes no atacan a los seres humanos a menos que sean
provocados”, aclaró, diciendo que no se ha reportado ningún
incidente. “Si no alimentas a los caimanes y te mantienes
alejado de ellos, y no agarras ninguna serpiente, estarás bien”.
El escenario que encuentran entonces los turistas es muy parecido
al que encontrarían si funcionara el gobierno. La diferencia es que
en la entrada del parque no hay que pagar 25 dólares.
“Lo único bueno es que nadie cobra la entrada”, dijo
Mary Epperson, risueña.
De acuerdo a Sutton, los desoladores reportes que llegan de la
costa oeste -basureros desbordados, baños impresentables, daños al
ecosistema- están ocurriendo porque la ONG que hace un trabajo
similar al suyo en el otro extremo del país decidió parar las
operaciones junto a los empleados federales.
En cambio, Florida no puede darse ese lujo. Cuando es invierno en
el norte, como ahora, el sur de Estados Unidos es el destino natural
de quienes quieren huir del frío por unos días.
“Esta es nuestra temporada alta. Es cuando hacemos dinero,
cuando llegan todos estos visitantes internacionales, así que decidí
que permanezcamos abiertos”, explicó. “En el oeste hay
nieve y para ellos es temporada baja”.
Y los Everglades ya están sufriendo una merma de visitas debido
al cierre gubernamental que aún no es posible cuantificar.
“Es una cuestión de dinero”, dijo Sutton.

DEJE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí